El Hijo hecho hombre, revelación de la infinita belleza, es sumamente amable

 

Existe un “rostro amado” que atemáticamente dirige nuestro actuar y modela al mundo a imagen del “rostro amado”

 

Cumplimiento del misterio salvífico de María y de la humanidad