En nuestro trabajo con el grupo Cáritas de la parroquia, entramos en contacto con tantos problemas, tantas personas y tantas historias, algunas de las cuales nos han impresionado de manera particular.

 


La Iglesia Católica acaba de hacer una demostración de sensatez y de verdadero cuidado y preocupación por el prójimo. Luego de anunciar que realizaría las festividades de la Virgen de Caacupé, que se cumplen el 8 de diciembre, bajo un protocolo que lucía imposible de cumplir y controlar, dio un paso atrás y decidió suspenderlas.

 

A los feligreses de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Ypacaraí (Paraguay)