Es inútil darle vueltas: la misión de la Iglesia, más allá de las diferencias de culturas y de tiempos, es siempre la misma

 

Es inútil darle vueltas: la misión de la Iglesia, más allá de las diferencias de culturas y de tiempos, es siempre la misma