La Iglesia Católica acaba de hacer una demostración de sensatez y de verdadero cuidado y preocupación por el prójimo. Luego de anunciar que realizaría las festividades de la Virgen de Caacupé, que se cumplen el 8 de diciembre, bajo un protocolo que lucía imposible de cumplir y controlar, dio un paso atrás y decidió suspenderlas.

 

Entrevista al Dr. Lytton Snead, Director del Centro Sanitario de Ypacaraí, y a la Responsable del Departamento de Epidemiología, Lic. Olga Benegas