A los feligreses de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Ypacaraí (Paraguay) 

  

En Italia, donde por desgracia el coronavirus covid-19 está causando estragos, se ha popularizado una muy pertinente reflexión: “A nuestros padres y abuelos les pidieron que fueran a la guerra, a nosotros apenas nos piden que nos quedemos en nuestras casas”.

 

Después de varios años de actividad pastoral en nuestra misión de Ypacaraí en el Paraguay, ahora vivo en la sede central de la Comunidad Redemptor hominis, en Genk, en la diócesis de Hasselt, en Bélgica.

 

Dos mujeres pioneras de la instrucción en el Paraguay

 

Cuando Myrian entró en la iglesia por primera vez tenía pocos meses. Entró para recibir el Bautismo, luego volvió otras pocas veces y, en fin, no pisó casi más la “casa del Señor”.

 

La llegada del coronavirus a nuestro país es cuestión de tiempo, y la gente tiene que acostumbrarse a no compartir el tereré ni el mate y evitar saludarse con besos y abrazos.


La yerba mate crece en la región que comprende el Paraguay, el Uruguay y la cuenca del Paraná (Brasil). En el estado selvático, es una planta que alcanza los quince metros, pero se cultiva como una mata para ser cosechada fácilmente.

 

Entrevista a Innocent Ouédraogo, misionero africano en Bélgica

 

Entrevista a Innocent Ouédraogo, misionero africano en Bélgica