Escritos de Emilio Grasso

 

El misterio de la Madre Roberta

 

María Magdalena, figura de la Iglesia en misión

 

María Magdalena, figura de la Iglesia en misión

 

Retomemos, a este punto, lo dicho por Edward Schillebeeckx en la entrevista anteriormente citada. Allí habla de una visión al mismo tiempo mística y de empeño, con una presencia entre las gentes y una solidaridad con los pobres.

 

En el corazón de una pastoral vocacional está, pues, la palabra; una palabra no repetitiva, sino que hunde sus raíces en una experiencia mística, porque ya ha llegado el tiempo en el que el religioso o es místico, es decir, ha experimentado algo, a Alguien, o es religiosamente insignificante.

 

En un artículo estimulante, escrito en la fase inmediata del pos-Concilio, Karl Rahner ponía en evidencia lo que habría sido el verdadero criterio para evaluar los frutos del Concilio mismo: el amor a Dios, la fe, la esperanza, la caridad hacia sí mismos y hacia el próximo, adorar a Dios en espíritu y verdad, la aceptación de buena gana de las tinieblas de la existencia y de la muerte, asumiendo y sabiendo valorizar cada vez más la propia libertad personal.

 

En Italia, en los primeros años de la instauración de la dictadura fascista y del desencadenarse de la represión violenta de toda forma de oposición, Palmiro Togliatti, comenzando la publicación de la revista “Stato operaio”, percibe la necesidad, en el primer número, de expresar las motivaciones para proclamar intacta la confianza de los militantes, a pesar de las adversidades del presente.

 

Che Guevara en el imaginario colectivo


Las dos dimensiones de la misión en el tercer milenio